Willemstad, Curacao

Capital histórica con influencia neerlandesa considerada como Patrimonio Mundial de la Humanidad

Conoce Willemstad, Curacao

Willemstad es la capital de Curaçao, la isla más grande de las seis que componen las Antillas Neerlandesas. El nombre de este lugar ha sido motivo de debate; se cree que se llamó así en honor a Stadhouder William II, mientras que otros historiadores creen que la ciudad lleva ese nombre por Stadhouder William III, quien ascendió al trono de Inglaterra en 1688.

En 1675 fue declarada puerto libre, no sólo por su perfecta ubicación sino también para estimular la economía. En 1954 obtuvo su independencia de los Países Bajos dejando restos de influencia neerlandesa en su arquitectura. El auge que tuvo la industria del petróleo en el siglo XX permitió la llegada de trabajadores de más de 50 países creando una población cosmopolita que enriqueció su cultura y diversidad.

Esta ciudad se divide en dos distritos conectados por Queen Emma Bridge, Punda y Otrobanda. Cada uno de los distritos tiene su propia esencia, el primero nació después de que los holandeses le quitaron el dominio a España en 1634 y sus nuevos líderes crearon Fort Amsterdam, hoy en día sede de gobierno de las Antillas Holandesas. Otrobanda, con sus laberintos de calles y callejones le da un encanto peculiar a la ciudad, convirtiéndose con el paso de los años en el principal centro cultural que vio nacer a importantes políticos, artistas y músicos.

Willemstad es considerado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad por su arquitectura peculiar de estilo colonial con influencia neerlandesa y cuyo puerto ha sido motor de prosperidad de Curaçao. Además, es un importante destino turístico con 765 edificios históricos considerados monumentos nacionales, contando con casinos, teatros, restaurantes y playas donde se puede bucear y enamorarse de la naturaleza acuática.

***La moneda oficial en Curacao es el Florín Antillano Neerlandés (ANG).

Hoteles en Willemstad, Curacao