Vila Baleira, Portugal

Vila Baleira es popular por sus tibias aguas y suaves y extensos arenales, pero también cuenta con un pasado que prevalece en su añeja arquitectura

Conoce Vila Baleira, Portugal

Vila Baleira es una ciudad portuguesa situada en la isla de Porto Santo. Para llegar a este destino se debe tomar un ferry desde Funchal o vuelos directos desde Lisboa y la propia ciudad capital de Madeira.

La ciudad de Vila Baleira es el primer asentamiento que hubo en Porto Santo, y fue creciendo alrededor del Largo do Pelourinho. Esta plaza triangular bordeada de palmeras datileras alberga al edificio del Ayuntamiento, que data de finales del XVI, y a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Piedad, construida en 1667, luego de que un incendio terminara con la original de 1420. En su interior resguarda una pintura del siglo XVII que representa a María Magdalena y el Descendimiento.

En el callejón detrás de la iglesia está la supuesta casa que alguna vez habitó Cristóbal Colón durante su matrimonio con Filipa Moniz, hija del fundador de Porto Santo. Actualmente es sede de la Casa Museo Cristóvão Colombo, donde se resguardan y exhiben diagramas de los diferentes viajes del descubridor, copias de algunos mapas de los siglos XV y XVI, y un modelo de uno de sus navíos.

A solo una calle, por detrás de la iglesia parroquial, se encuentran el Centro Cultural y de Congresos, y la Capilla de la Misericordia, una sencilla iglesia de estilo manierista del siglo XVI dañada por algunos ataques piratas. En su entrada se puede admirar una antigua pila con agua bendita tallada en piedra de la isla.

Al sur del Largo do Pelourinho, se pueden visitar los Jardines del Infante, en donde destaca una estatua de Cristóbal Colón, y dos esculturas dedicadas a los viajes de descubrimiento y a los barqueros de Porto Santo. Además resalta una antigua fuente con agua potable que data del siglo XIX, como muchas que se pueden encontrar por todo Porto Santo. El agua de dichas fuentes, de sabor ácido, se dice que es ideal para las dolencias del riñón e incluso llegó a embotellarse en tiempos pasados.

Pero sin duda, el principal atractivo de Vila Baleira es la playa de Porto Santo, con más de 9 kilómetros de extensos arenales que se extienden hasta Ponta de Calheta. Este punto es uno de los lugares favoritos para nadar en toda la isla gracias a sus aguas cálidas. También se dice que las suaves arenas poseen propiedades curativas para dolencias tan diversas como el reumatismo, el raquitismo o las varices, por lo que es común ver a las personas enterradas en la arena hasta el cuello.

Cerca de la playa se encuentra la Capilla del Espírito Santo, edificada en el siglo XVII, que resguarda obras del pintor flamenco Van Cleve. Al oeste está la Capilla de San Pedro, del siglo XVII, donde se celebra el día de su patrón el 29 de junio en una fiesta muy popular en la isla.

El Paseo Marítimo y su largo muelle datan de 1935, y suelen ser muy concurridos durante la puesta de sol. Además en esta zona se puede visitar la antigua lonja de pescado, y transitar por la elegante avenida que bordea la costa. En el pequeño puerto de Porto Santo atracan algunos cruceros, la flota pesquera y el ferry de Funchal. También hay un puerto deportivo con bares y cafeterías. Si lo que se busca es fiesta en este tranquilo destino, la calle João Gonçalves Zarco es la más antigua de la isla y el rincón más animado de Vila Baleira, con una amplia variedad de tiendas y restaurantes.

***La moneda oficial en Portugal es el Euro (EUR).

Hoteles en Vila Baleira, Portugal