Guimarães, Portugal

Guimarães es una ciudad ligada a la identidad nacional portuguesa, cuyo centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001

Conoce Guimarães, Portugal

Guimarães es una ciudad portuguesa del Distrito de Braga. Este destino se encuentra asociado al nacimiento de la identidad nacional portuguesa en el siglo XII, ya que aquí nació el primer rey portugués Afonso Henriques y por extensión el Reino de Portugal. Su bien conservado centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001, es un ejemplo de la evolución de una localidad medieval hacia una ciudad moderna.

En lo alto de la ciudad, sobre una colina, el Castillo de Guimarães domina el paisaje. La fortaleza que le rodea fue edificada en el siglo XII, con siete torres cuadradas unidas por la muralla que rodean la Torre del Homenaje, que tiene 28 metros de altura, y desde la que se tienen vistas memorables de la ciudad.

Muy cerca está la Capilla de San Miguel, que data del siglo XII, construida en un sencillo estilo románico y que conserva la pila bautismal donde se cree que se bautizó al rey Afonso. El interior está cubierto de losas y sepulturas de caballeros que colaboraron en la independencia y creación de la nación portuguesa.

Bajando de la colina se encuentra el Palacio de los Duques de Braganza, construido en el siglo XV, cuyo estilo recuerda a los castillos franceses. El palacio fue desde residencia de nobles hasta cuartel. Actualmente alberga un museo, dejando el segundo piso como residencia oficial del presidente de la República durante sus desplazamientos al norte del país.

El centro histórico de Guimarães cuenta con estrechas calles y pequeñas plazas ajardinadas. Al recorrer una de sus principales calles, la Santa María, se pueden admirar edificios de gran belleza como el Convento de Santa Clara, que actualmente es el ayuntamiento. La mayoría de las casonas señoriales cuentan con característicos balcones de madera de los siglos XVII y XVIII, barandales de hierro, soportales de granito y torres almenadas.

En la calle Largo de Oliveira está la Plaza de Santiago, lugar de encuentro y referencia, y la Colegiata de Nuestra Señora de Oliveira, que data del siglo XIV y que actualmente acoge el Museo de Alberto Sampaio con un rico legado histórico y artístico. Junto a la Iglesia hay un templete gótico, el Padrão do Salado, erigido por el rey Afonso IV para conmemorar la victoria obtenida en la Batalla del Salado.

Caminando por la calle Alfredo Guimarães se llega hasta el inicio del Largo de la República do Brasil, y tras los frondosos jardines con estatuas destaca la Iglesia de San Gualter, que tiene un estilo neobarroco y fue construida entre los siglos XVIII y XIX. Más adelante está la Alameda de San Dámaso, que cuenta con los restos de la antigua muralla, marcando el límite del centro histórico.

En las cercanías de la ciudad se pueden visitar la cumbre del Monte da Penha, donde se encuentra el Monasterio de Santa Marinha da Costa, al que se puede llegar en teleférico y que ofrece extensas vistas de la ciudad; las ruinas arqueológicas de Briteiros de origen prerromano; la Villa de San Torcuato y su campo de batalla, y los Baños Viejos de la ciudad de Caldas das Taipas, con aguas termales.

***La moneda oficial en Portugal es el Euro (EUR).

Hoteles en Guimarães, Portugal